Artes subversivas para cultivar jardines

19,90
0reseña(s)

Cuentan los vecinos del pueblo que Leandro Balseiro plantaba lirios, narcisos, siemprevivas y anémonas de un delicado color violeta; que por los muros de aquella casa trepaban pasifloras moradas y rojas; que la cuna de su hija Clara fue un plantón de hortensias; que la niña se alimentó solo de chupar los pétalos azucarados de los amarilis de Ceilán… Dos generaciones más tarde, un comando de intervención artística capitaneado por aquella niña, Clara Balseiro, prepara una audaz operación de denuncia ecologista: resucitar los jardines colgantes de Babilonia del abuelo Leandro en los terrenos de una cantera abandonada. Junto a ella, su hijo adolescente, un pianista amnésico, una psiquiatra austríaca y una joven con adicción a los problemas sentimentales, decididos todos a enfrentarse a lo establecido y a sus propios miedos. Escrita a modo de cuaderno de campo Artes subversivas para cultivar jardines nos llega como una flor rara, una irresistible propuesta de rebeldía y respeto al medio ambiente que nos hace Teresa Moure.

Traducido del gallego por Teresa Moure.

El bosque misterioso

8,90
0reseña(s)

Descubre el intruso

¡Caramba! En este bosque pasa algo raro: los mapaches no tienen puntos en la cola; hay una hormiga despistada y… ¡cuidado, hay un zorro con piel de cordero! Presta mucha atención y descubre todos los intrusos del bosque.mar.

El mar misterioso

8,90
0reseña(s)

Descubre el intruso

Algo raro está pasando en el mar: los caballitos de mar no tienen cuatro patas, hay un erizo que se ha equivocado de sitio y un pez que parece buscar otros mares. Presta mucha atención y descubre todos los intrusos del mar.

Un día perfecto

12,00
0reseña(s)

De una manera sencilla y visual, este libro propone una reflexión sobre el tiempo: se trata de abrir ojos y orejas para percibir las distintas manifestaciones de plantas, animales, del viento y de los más variados fenómenos, como un gran sinfonía. El día se convierte entonces en un universo que se organiza siguiendo la reglas de la música y lo podemos vivir sumergidos en la riqueza de sus ritmos, en la construcción de acuerdos y melodías en las que caben los pájaros, el zorro, la rana, así como el cielo sereno y la tempestad. El lector puede jugar a repetir las voces de los animales y el ruido de la lluvia. Un libro para acercarse a la naturaleza a través de unos hermosos y luminosos dibujos.