Cafecito y el patito

13,00
0reseña(s)

Cafecito acaba de encontrar a un extraño pajarito llorando y sin su mamá. El pobrecito quiere volver a casa, pero no sabe cómo, así que Cafecito decide ayudarlo. Pero, ¿cuántos pájaros hay en el mundo? ¿Será su mamá una avestruz? ¿O será una gallina? ¿Un águila? Para descubrirlo, ¡tendrán que ver mucho mundo!

El cumpleaños de Babita

13,00
0reseña(s)

Hoy es el aniversario de Babita y decide invitar a todos sus amigos y vecinos a un gran banquete en su casa. Todos? No del todo. Si deja sus invitaciones en los buzones de todos, pasa subrepticiamente delante de la casa del gorrión.

El pez que sonreía

18,00
0reseña(s)

El autor hace que el pez nos sonría y nos adentremos fascinados con éste en el relato, sonriendo con él y bailando con el narrador, en el camino de vuelta al mar… Sin que nos demos cuenta, el pez se cuela en nuestros corazones, y no alcanzamos a discernir si es el pez quien sonríe o el autor. Es una historia encantadora, un libro fiel como un perro, mimoso como un gato y amante como una esposa. La intensa y entusiasta creatividad de Jimmy dota de una gran poesía a la ilustración en su conjunto, que resulta emotiva y encantadora. Los textos están escritos en un estilo de cadencia simple y singular, de modo que cada nueva obra nos sorprende grata y constantemente. La adaptación en dibujos animados de El pez que sonreía (A fish with a smile) obtuvo en el 2006 el Premio Especial al Mejor Cortometraje de Animación del Festival Internacional de Berlín. “En apariencia simple, la cinta nos invita a abrir los corazones hacia la verdad de que, si liberas algo, tú también eres libre”.

Esperando

15,00
0reseña(s)

Al principio eran cinco amigos y todos parecían esperar algo detrás de la ventana: la luna, el viento, la nieve, o nada en especial… La espera es parte de la infancia —esperar el turno, esperar para crecer, esperar a que algo especial suceda—, pero en este álbum es el niño quien observa como unos juguetes esperan y ve la ilusión de cada uno de ellos cuando pasa lo que anhelan o cómo reaccionan cuando pasa algo que no esperaban… Un cuento intemporal, maravillosamente ilustrado, que nos habla sobre la imaginación, las estaciones, la amistad y la sorpresa.

Fenn y la pera

13,00
0reseña(s)

¿Qué es esto que ha caído del árbol?, se pregunta el zorrito travieso, protagonista de esta historia. Descubrir el mundo, tanto para niños como para adultos, es jugar y experimentar con lo desconocido ¿Para qué sirve una pera? Seguramente todos responderemos en coro que es una fruta y se come, pero al pequeño zorro nadie le ha enseñado esto. Su curiosidad lo empuja a hacer averiguaciones que, a los ojos de unos, son ingeniosas y, para otros, son torpes. Quizás el zorrito no lo sepa, pero los científicos han hecho grandes descubrimientos cuando convierten lo más evidente en algo desconocido. Entonces puede que nuestro zorro parezca un gran chiste corriendo detrás de una gallina, sin embargo, se trata de un pequeño científico que aprende las bondades de compartir una fruta.

Las vacaciones de Roberta

12,00
0reseña(s)

Roberta pasa las vacaciones junto al mar, en casa de los abuelos Alfredo y Mafalda. Un poco fastidiada, Roberta hace caso omiso a la recomendación de sus abuelos y parte sola hacia la playa. Pero en el camino aparece el temible Grorex… El inesperado encuentro de estos dos personajes podría dar al lector más de una sorpresa.

Pequeña Luna

12,00
0reseña(s)

Pequeña Luna refleja cómo es el carácter de los niños en sus primeros años, cuando las palabras empiezan a asomarse a su boca, cuando desarrollan sus sentidos y la percepción del mundo que les rodea, cuando quieren llamar la atención de los demás ante aquello que a ellos mismos les llama la atención, cuando comienzan a mostrar una energía desbordante y son incansables. Antes de que pueda asimilar que el día se divide en mañana, tarde y noche, y que hay un tiempo para jugar, pero también un tiempo para descansar, Bubú se fija en la luna.

Actúa por repetición, tanto con sus gestos como con sus palabras; es su peculiar manera de comunicarse, independientemente de que los demás puedan seguir o no su ritmo. Las ovejas, el pato, el elefante, el canguro o el búho completan esta fábula tierna y hermosa.

Suca y el oso

12,00
0reseña(s)

Era Suca una raposita nueva, alegre y saltarina. Tenía un pelo rojizo, suave, que brillaba como seda y devolvía la caricia cuando se le tocaba. Suca no tenía que ir al colegio, y correteaba a su antojo por el bosque. Descubría nidos y encontraba nueces que no sabía abrir y abandonaba después de olfatearlas.