¡Hasta la Luna!

8,50
0reseña(s)

El que la sigue la consigue

Nico siempre piensa que todo es muy difícil. Un trabajo sobre el Sistema Solar o jugar al baloncesto se convierten para él en cosas inalcanzables. Pero su amigo Pablo quiere ser astronauta y está dispuesto a todo para conseguirlo.

¡Oh! La Luna

12,00
0reseña(s)

Durante el día, la Luna duerme, pero durante la noche no para de hacer cosas bellas y misteriosas. Un libro tan grande y mágico como la mismísima Luna. El homenaje que ella se merecía.

¿A qué sabe la Luna?

15,00
0reseña(s)

Un libro tan redondo y sabroso como la luna llena. Los animales de la selva nos mostrarán que las cosas compartidas siempre saben mucho mejor. ¿Quién no ha soñado alguna vez con darle un mordisco a la luna? Este era el deseo de los animales de este cuento. Solo querían probar un pedacito pero, por más que se estiraban, no eran capaces de tocarla. Entonces, la tortuga tuvo una idea genial: “Si te subes a mi espalda, tal vez lleguemos a la luna”, le dijo al elefante. Una historia de deseos que parecen -a primera vista- inalcanzables, pero que consiguen hacerse realidad gracias a la cooperación.

Una ayuda mutua de la que son partícipes animales muy diversos: la tortuga, sobre la que se sostenía el mundo según la mitología; el elefante, la jirafa, la cebra, el león, el zorro… Hasta que, finalmente, el más pequeño de todos…

Colección Letra GRANDE

5,85
0reseña(s)

Una colección de cuentos tiernos y divertidos para primeros lectores.

Ocho cuentos en un formato más que perfecto, para que los pequeños comiencen a leer ellos solitos las mejores aventuras. Cada título, escrito por Enric Lluch, cambia de ilustrador por lo tanto se da un efecto muy dinámico a toda la colección. Los pequeños disfrutan de cada historia como un sueño distinto del anterior, pero tú tienes las mismas garantías de calidad en su lectura.

De la Tierra a la Luna

6,40
0reseña(s)

Cuando aún no existían los cohetes espaciales, el presidente del club de cañones reunió a todos sus miembros. Les dio la noticia de que fabricarían un proyectil capaz de salir de la Tierra para llegar hasta la Luna. Los científicos empezaron a investigar cómo podían hacerlo. Hasta que construyeron un cañón enorme. Entonces un joven aventurero se ofreció para viajar en el interior y llegar hasta la Luna. Sería un gran paso para la humanidad. Pero antes tuvieron que cambiar el diseño y el proyectil. La noticia del viaje salio en todos los periódicos. Era el comienzo de una nueva era.

De vuelta a casa

13,00
0reseña(s)

Había una vez un niño que un día se quedó atrapado en la Luna, y no estaba solo…

El profesor Astrocat

24,00
0reseña(s)

y las fronteras del espacio

Un libro espectacular para explicar el universo, en el que la ilustración de aire “vintage” juega un papel clave, no solo por su estética sino por los datos que es capaz de aportar. Sin buscar el realismo y con animales como protagonistas consigue generar una gran empatía con los lectores. El humor, la idea de una ciencia que no tiene todas las respuestas y algo de poesía consiguen un libro magnífico para acercar a los niños al universo.

Cuando uno mira esas estrellas y el espacio que hay entre ellas, lo que ve es lo más grande que existe: el universo. ¿Dónde va el Sol cuando se hace de noche?, ¿de qué están hechas las estrellas y de dónde vienen?, ¿estamos solos en el universo o en un planeta muy muy lejano hay otro niño u otra niña que se hace estas mismas preguntas? Los niños, guiados por el Profesor Astro Cat, descubrirán los secretos del espacio, desde el Big-Bang  a la sucesiva formación de las estrellas y de las galaxias, un viaje alrededor del Sol, de la Tierra, de la Luna y de los planetas. El libro puede ser leído como una historia, de principio a fin, o puede ser leído por capítulos, cada uno independiente de los anteriores y de los siguientes; incluye un glosario para comprender y recordar las cosas explicadas.

Hombre Luna

14,90
0reseña(s)

«Cada noche, desde su esfera flotante, Hombre Luna veía a la gente bailar en la Tierra. ‘‘¡Si al menos pudiera unirme a su diversión solo una vez!’’, pensaba con envidia. ‘‘La vida aquí arriba es tan aburrida…’’».  Todas las noches Hombre Luna contempla a los seres humanos desde el espacio y alberga en su interior el deseo de reunirse con ellos. Un día, sobre la cola de un cometa, emprende su ansiado viaje a nuestro planeta. Sin embargo, su curiosidad pronto se transforma en padecimiento porque los humanos no lo verán como un amigo, sino como un extraño, como un invasor. 

La Luna de Juan

15,00
0reseña(s)

Juan vive feliz con su padre. El padre de Juan es pescador. Siempre sale a pescar por la noche. Mientras tanto Juan tiene a la Luna por compañera. Una noche de tempestad, un golpe de mar arrebata la salud del padre de Juan…


La luna de Juan, publicada originalmente en 1982, es una de las obras más importantes en la trayectoria de Carme Solé, ya que marcó su proyección internacional. Traducido a varios idiomas, este álbum trata sobre el temor a la muerte y la forma de afrontarlo. La reflexión sobre temas profundos como la soledad, la tristeza o la pérdida de un ser querido tiene que ver con el compromiso de la autora -cuya madre falleció cuando ella tenía nueve años- de hablar a los niños y niñas sobre sus miedos y darles las respuestas que no hallan en los adultos. Cuando el padre de Juan regresa muy enfermo tras pasar la noche pescando, el niño se asusta ante la idea de quedarse solo en el mundo. Ante el desafío de recuperar la salud perdida, Juan tendrá que emplear toda su audacia y su ingenio, con la única ayuda de su amiga la Luna.

La Luna se olvidó

0reseña(s)

Las personas van y vienen de nuestras vidas. Lo que solíamos ver desaparece. Lo que solíamos recordar se olvida. Es posible que los ojos vean más de lo que somos capaces de recordar, más de lo que aparentemente existe. Jimmy Liao ilustra la imprevisibilidad y la belleza de la vida y de todos sus detalles.

Visto y no visto
Con un soplo de brisa de verano,
al instante se esfumaron los recuerdos y cayeron en el olvido.
Apenas quedó la confusa sombra de unos árboles estremeciéndose.

¿Lo que no se ve no existe?

 

Luna

7,00
0reseña(s)

Poema visual recitable, a base de dibujos rimados y ritmados. La luna y el sol, tan lejanos y próximos, tejen versos y estribillos desde el cielo hasta estas páginas de cartón. La colección “De la cuna a la luna” está dirigida a niños y niñas de 0 a 3 años de edad, para quienes se han diseñado especialmente estos pictogramas poéticos o poegramas; un término acuñado para designar una nueva modalidad de poesía pictográfica basada en la búsqueda de un ritmo de lectura que ayude a “educar el ojo y endulzar el oído” del pequeño lector, como explica Antonio Rubio

Martín y la Luna

7,50
0reseña(s)

Martín sospecha que alguien ha robado la luna cuando la ve un día afuera de su casa. Teme que lo encarcelen y por eso decide devolverla a su lugar, pero esta cae de su árbol y se queda pegada en la espalda de Erick. Después Ramón ensarta sus cuernos en ella y se estampa contra un árbol. ¿Qué podrán hacer Martín y sus amigos para regresar la luna al cielo ahora que está hecha pedazos?

Papá, por favor consígueme la Luna

7,0020,00
0reseña(s)

Mónica quería jugar con la luna, así que le pidió a su papá que se la bajase. El papá trajo una escalera larguísima y trepó hasta llegar a ella. La luna era demasiado grande, pero le prometió que cada noche se haría más pequeña y entonces se la podría llevar… Un libro con páginas desplegables que muestra claramente dónde debe estar la luna.

Papá, por favor, consígueme la Luna -mini desplegable-

12,50
0reseña(s)

Mónica quería jugar con la luna, así que le pidió a su papá que se la bajase. El papá trajo una escalera larguísima y trepó hasta llegar a ella. La luna era demasiado grande, pero le prometió que cada noche se haría más pequeña y entonces se la podría llevar… Un libro con páginas desplegables que muestra claramente dónde debe estar la luna.

Pequeña Luna

12,00
0reseña(s)

Pequeña Luna refleja cómo es el carácter de los niños en sus primeros años, cuando las palabras empiezan a asomarse a su boca, cuando desarrollan sus sentidos y la percepción del mundo que les rodea, cuando quieren llamar la atención de los demás ante aquello que a ellos mismos les llama la atención, cuando comienzan a mostrar una energía desbordante y son incansables. Antes de que pueda asimilar que el día se divide en mañana, tarde y noche, y que hay un tiempo para jugar, pero también un tiempo para descansar, Bubú se fija en la luna.

Actúa por repetición, tanto con sus gestos como con sus palabras; es su peculiar manera de comunicarse, independientemente de que los demás puedan seguir o no su ritmo. Las ovejas, el pato, el elefante, el canguro o el búho completan esta fábula tierna y hermosa.