¡Buenas noches, monstruos!

8,00
0reseña(s)

Cuando llega la hora de dormir, ¡los monstruos tienen miedo! Y todos quieren meterse en la cama de Joaquín. Pero Joaquín está muy incómodo y no puede dormir con tanto monstruo miedoso en su cama. Lista de Honor CCEI, 2013 (Ilustración)

¿Quién puede vencer al viento?

14,00
0reseña(s)

Con el fin de evitar la desgracia que se avecinaba en sus campos, los habitantes del lugar invocaban al viento para que trajera la lluvia, pero el viento no respondía. Una noche, la lechuza convocó a todos los animales y decidieron ir en su busca. El primero en ir fue el león, pero no lo consiguió. Tampoco la hiena ni la liebre. Desmoralizados, no sabían a quién enviar. La tortuga, el animal más lento de la llanura, se ofreció y finalmente consiguió, con paciencia y tesón, traer al viento que, a su vez, trajo la lluvia y así tuvieron una buena cosecha.

Charo Pita, en su última colaboración con OQO editora después de La calle del Puchero, construye un relato que nos recuerda a los cuentos tradicionales donde los personajes, sean animales o personas, a través de las experiencias narradas, transmiten enseñanzas. Así, mediante el personaje de la tortuga, vemos que la humildad, la voluntad y la constancia son más eficaces que la fuerza y la velocidad.

Pero la autora resalta también la importancia del reconocimiento. En agradecimiento a la tortuga, las mujeres del poblado fabricaron cántaros con la forma de su caparazón, que sirven para hacer música. En las fiestas, dejan que el viento entre en ellos para poder contar la hazaña de la tortuga.

Al otro lado

15,00
0reseña(s)

Al otro lado es el tercer título de la trilogía de cuentos oníricos y sobre los sentimientos de la que forman parte Donde viven los monstruos y La cocina de noche. Se publicó en 1981, después de que Maurice Sendak viajase a Alemania a propósito de ilustrar los cuentos de los hermanos Grimm. La huella de los pintores románticos alemanes -en concreto Philipp Otto Runge- ha quedado marcada en este libro. También se percibe la influencia de los cuentos de hadas, en los que Sendak se basa para mostrar las emociones de la protagonista hacia su hermana pequeña, a la que deberá rescatar -afrontando su responsabilidad y con valentía de los duendes que la han raptado. Además, aborda la capacidad para resolver los errores cometidos, la lealtad con uno mismo y con los demás en un mundo confuso. Destaca la combinación de dos melodías -visual y sonora- entrelazándose, dando lugar a mensajes llenos de ambigüedad que, sin embargo, son captados por los lectores infantiles de forma intuitiva. Las ilustraciones están repletas de detalles, símbolos y referencias: por ejemplo, la naturaleza vuelve a crecer proporcionalmente a la intensidad de la fantasía.

Cómo reconocer a un monstruo

10,00
0reseña(s)

Cómo reconocer a un monstruo es una edición renovada del exitoso libro de Gustavo Roldán publicado originalmente en 1989 en Argentina. Ahora el autor propone una versión que actualiza el texto y cambia por completo las ilustraciones. Si nos encontramos ante algo que pudiera ser un monstruo, es mejor asegurarse de que realmente lo sea. Si sus patas son enormes y peludas. Si tiene tantas patas que forman un bosque. Si su panza provoca una suerte de techo sobre nosotros. Si su cola se extiende por metros y metros. Si tiene escamas tan duras como escalones. Si de sus orejas salen larguísimos pelos. Si debajo de las cejas tiene ojos amarillos. Si su nariz es como una gigantesca berenjena.

Cuando fui a la selva

8,20
0reseña(s)

Todas las noches un padre le cuenta un secreto a su hija. Algo que le ocurrió de pequeño y que siempre le sirve de excusa para enseñarle que todo en la vida puede tener varias lecturas.

Hace mucho tiempo se me perdió una pelota. Cuando me puse a buscarla entre las plantas de casa, de repente me di cuenta de que me encontraba en la selva. Allí vi monos, cocodrilos, boas y ¡hasta a un hombre orquesta!, pero mi pelota no aparecía…

Cuando trabajé en el circo

8,20
0reseña(s)

Todas las noches un padre le cuenta un secreto a su hija. Algo que le ocurrió de pequeño y que siempre le sirve de excusa para enseñarle que todo en la vida puede tener varias lecturas.

Hace mucho tiempo llegó un circo a la ciudad. Como los circos me gustan tanto, me acerqué a verlo y… ¡me confundieron con un ayudante! Así que, sin darme cuenta, me encontré trabajando con los artistas. Pero yo estaba un poco nervioso y me faltaba experiencia…

Donde viven los monstruos

15,00
0reseña(s)

La noche que Max se puso su traje de lobo y se dedicó a hacer travesuras de una clase y de otra, su madre lo llamó «¡MONSTRUO!» y Max le contestó «¡TE VOY A COMER!» y lo mandaron a la cama sin cenar. Esa misma noche nació un bosque en la habitación de Max…

Publicado por primera vez en 1963, Donde viven los monstruos suscitó cierta polémica por su tratamiento nada ejemplarizante de los niños, pero ha llegado a ser un clásico de la LIJ y un referente imprescindible. Está traducido a numerosas lenguas y es una de las obras más vendidas de todos los tiempos. Castigado sin cenar por sus travesuras, Max emprende un viaje simbólico desde su habitación hasta un lugar fantástico, atravesando un tiempo/espacio mítico y enfrentándose a sus miedos. Tras convertirse en el rey de unos monstruos tan feroces como entrañables, regresa al punto de partida, donde le espera la cena. Una travesía de ida y vuelta, desde la realidad a la ficción, sin que nada ni nadie explique si esa metamorfosis ha sido producto de un sueño.

El Club de los Valientes

8,95
0reseña(s)

Samuel era más alto y fuerte que sus compañeros de clase y pensaba que todos los problemas se solucionaban por la fuerza. Cuando alguno se negaba a hacer lo que él quería, le amenazaba con darle un puñetazo.

Muchos chicos le tenían miedo, pero Alan no.

Mañana todo el día

13,90
0reseña(s)

Mañana todo el día es un libro inspirador y sorprendente de Bea Enríquez, una promesa de la ilustración. El gato protagonista de este libro es audaz, valiente, reflexivo, a veces caótico, y, sobre todo, soñador. Su imaginación le acompaña a cualquier sitio y siempre está cuando la necesita. Su imaginación le lleva a crear mundos infinitos en los que la realidad supera a la ficción gatuna.